Sobre una chica de São Paulo de 27 años, que decidió cambiar de vida y se fue a vivir a Barcelona. O, sobre una geóloga que ha cambiado de idea y decidió ser periodista. Ésta es la historia corta, pero si quieres conocerme más, te lo cuento todo.

Siempre he querido viajar mucho y conocer todo el mundo, ya ni me acuerdo de cuando éste no era mi principal objetivo. Cuando era niña, leía el Atlas y las enciclopedias, así iba aprendiendo de todo. Decía siempre que sería periodista e iba a trabajar en la National Geographic. Pero, las cosas cambian, así que cuando tenía 16 años y me tocó elegir mi carrera en la universidad, descubrí la Geología, ciencia que (resumidamente) estudia la estructura de la Tierra y como se ha formado. Con todo el razonamiento que tenía en aquella época, me pareció que molaría mucho ser una científica aventurera, en plan Indiana Jones.

La Geología me enseñó mucho. Aprendí que, por detrás de un paisaje, hay siempre mucho más de lo que podemos percibir en una mirada. Si visitamos cualquier sitio de nuestro planeta, tendrá una historia de millares de millones de años. El Gran Cañón, el Himalaya, los fiordos de Noruega y los volcanes del Hawái, son algunas de las obras maestras de la Geología.

Como geóloga tuve la oportunidad de trabajar en sitios como el Semiárido Nordestino en Brasil, el Caribe venezolano y los Pampas de Uruguay. Descubrí que en estos destinos donde las personas no suelen viajar, porque son pobres, peligrosos o porque no los habían escuchado nunca, también hay lindos paisajes, gente amable e interesante, que podía enseñarme mucho de su manera de vivir.

Me gustaba mucho mi trabajo, pero seguía con ganas de escribir, de una manera creativa y accesible a más gente. Como una auténtica millennial, lo dejé todo, vine a vivir a España, me matriculé en un Máster en Periodismo de Viajes y decidí dedicar un período de mi vida a este proyecto. ¡Espero que os guste a vosotros!